ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

jueves, 13 de diciembre de 2007

GRAFFITIS

Existe una forma de expresión artística que despierta controversia: el Graffiti. Para muchos el graffitti no es más que una gamberrada, un atentado contra la propiedad pública. Esto puede ser cierto o no. Es verdad que la inmensa mayoría de los graffitis están colocados en propiedad pública, sin ningún tipo de permiso. Pero también un gran número de ellos tienen un gran valor estético. Estoy refiriéndome, claro, a aquellos elaborados, no a los garabatos que ellos denominan “firmar” y que únicamente sirven para ensuciar garajes y paredes. El problema para este tipo de arte, porque así lo considero yo al menos, es la falta de espacios donde realizarlo. Bien es cierto que el “graffitero” suele ser un tipo al que el hecho de que esté prohibido pintar esa pared le motiva, pero no lo es menos que si quiere hacer ese dibujo, salvo contadas excepciones, debe de saltarse la ley. En mi opinión debería de dársele una salida. Es cierto que no se puede consentir que quien quiera vaya por ahí pintando la propiedad privada. ¿Pero acaso no queda infinitamente mejor una pared en un solar, una casa medio derruida, un muro de hormigón… con un buen dibujo en ellos?. La solución para mí es fácil, igual mi ignorancia legal hace que lo vea tan simple. Debería hacerse una regulación al respecto, por parte, por ejemplo, de los ayuntamientos. En aquellos espacios de obra, muros vacios en los que no se va a hacer nada… se podría regular quién y cómo puede pintar allí. Podríamos dejar que se solicitase un permiso o se presentara un proyecto, y así dejaríamos que el artista se expresase sin preocuparse de que le pillen y decoraríamos espacios que de otra forma iban a ser fríos e inexpresivos. Tampoco considero descabellado que, aquellas personas que poseen una propiedad privada con un muro vacío pudieran “ofrecer” ese espacio para lo mismo. Algunos espacios están decorados a base de graffitis y el efecto estético es bueno (véase CYBRSERIES: Graffiti Art en La CYBRGHOST Link). Ejemplos son el Parque Wüzburg en Salamanca o algún colegio o los aledaños del Centro Comercial Valderaduey en Zamora.

Hay una segunda parte en cómo le daría salida a esta forma de expresión artística urbana. Si mi propuesta fuera real, los autores ya no tendrían disculpa para ir haciendo pintadas por donde les parezca. Por tanto, de llevarse una normativa de ese tipo a cabo, soy partidario de endurecer muy fuertemente las sanciones para aquellos energúmenos que nos destrozan el portal, el garaje e incluso algún descerebrado el patrimonio histórico con media neurona y un spray.

CYBRGHOST.