ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

martes, 26 de agosto de 2008

EL TRABAJO ES UNA MIERDA

El Trabajo es una mierda. Es una afirmación, grandilocuente, generalista y generalizada que mucha gente emplea. Y puede que no falte razón. Sobre todo cuando se trabaja dentro de un equipo. Y digo intencionadamente “dentro de” y no “en”, porque salvo honrosas excepciones, en equipo, no se trabaja. Después de pasar por muchos empleos y charlar con divers@s amig@s de otros tantos, he llegado a la conclusión de que somos especialistas en jodernos la vida 7 horas al día. En la mayoría de los grupos humanos de los diferentes trabajos nos preocupamos más de lo que hace el otro que de lo que hacemos nosotros. Si dedicáramos la mitad de esfuerzo a nuestra labor del que dedicamos a vigilar si el de al lado se esfuerza más o menos que yo, o a si tal detalle o tal otro es mi labor o la del vecino, seríamos todos unos profesionales extraordinarios. Pero es que no conformes con esto, existe una raza especial de empleado, especializado en hacer notar todo lo anterior, durante todo el horario de trabajo, protestando en voz alta todo y a todos. Señores y señoras, consiguen desquiciarme los nervios. A mí eso es lo que me produce estrés, ver cómo nos preocupamos más del vecino que de mirarnos el ombligo, ver cómo el que puede te pisa y el que no aprovecha y te remata. Y lo que ya me destroza los nervios son l@s que lo hacen sin dejar de quejarse, acusar y protestar desde que entran a su puesto hasta que salen.
Que las excepciones a lo expuesto, que las hay, no se sientan aludidas ni ofendidas por mi reflexión por favor. Y como siempre, esto es una opinión personal, y como tal, no necesariamente compartida.
CYBRGHOST

miércoles, 20 de agosto de 2008

CARRETERA FANTASMA

La luna llena ilumina el paisaje con un toque fantasmagórico. Circulo entre montañas, rodeado de bosque. La radio no capta ninguna emisora. Ningún coche durante kilómetros y kilómetros, conduzco cómodo, relajado. Sólo me acompaña el silencio. Se crea un ambiente mágico de irrealidad. Los carriles de ambos sentidos se separan, la carretera que veo se estrecha. Aumenta la sensación de estar fuera de la realidad. Tras una curva se ve la silueta de una ermita a contraluz, despuntando sobre las copas de los árboles. En ese punto no sé si me hubiera extrañado que un pegaso se cruzara sobre mi coche o un marine espacial me hubiera detenido. Durante un rato habría creído estar en medio de una película o en una dimensión paralela. Unos kilómetros más tarde camiones, autobuses y poco a poco más coches. Vuelta a la realidad. Sigo conduciendo hasta casa, después de un rato soñando despierto.

CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

martes, 12 de agosto de 2008

OPEN MIND – CULTURE VISION.

Me dicen últimamente, con unos términos u otros que me estoy convirtiendo en un “cultureta”. Puede que no les falte razón. Como una estrategia para paliar mi a temporadas deficiente vida social me he convertido en un devorador de exposiciones.
Si estamos atentos es sorprendente la cantidad de cultura gratis que tenemos a nuestro alcance, aún moviéndome como me muevo en “provincias”. He visto sin pagar un euro obras de completos desconocidos cuyo talento no creo tenga nada que envidiar a muchos que consiguen acaparar la atención de los medios. Es más, he visto algunas creaciones que me han hecho plantearme si ser un artista de prestigio no consiste en muchos casos en hacer lo mismo que muchos otros son capaces de hacer, pero vestido con ropa “cool”, llevando gafas “fashion” de pasta y hablar con tono de suficiencia. Para los que no gozamos de tanto talento, de ser un gafapasta que va de sobrao haciendo lo mismo que otros también son capaces de hacer pero pareciendo normales.
Y a base de engullir pintura, fotografía, escultura… he llegado a la conclusión de que disfrutar la mayoría de las formas de arte está en ser abierto de mente. El único misterio reside en ir sin prejuicios y sin una idea preconcebida de qué encontrar. Dejar que te empape, que se cuele dentro, y sólo después de haberte dejado invadir, paladear la sensación que te deja. Por supuesto algunas veces el sabor no te gusta; pero por lo general eliminar las sensaciones a priori amplia tu campo y te hace disfrutar de otra manera. Te da la capacidad de disfrutarlo sin entenderlo.
No nos engañemos, sigo siendo el mismo paleto cultural que era, que disfruta y exprime los momentos de inspiración que pueda tener. Admiro a l@s que tienen la capacidad de crear día tras día, yo no disfruto de esa capacidad. Pero creo que en esta ansia devoradora si he conseguido al menos tener esa “visión cultural” que me hace disfrutar de distintas formas de arte.
No quiero dejar pasar la ocasión de mencionar el peculiar fomento de la cultura que se practica en mi entorno. Fomentar la cultura al parecer consiste en aplicar horario escolar a bibliotecas y muchos centros culturales, facilitando así que veamos las puertas cerradas cuando disfrutamos de más tiempo libre. Considerad esta pataleta una licencia que se permite el autor.
Espero no haberos aburrido demasiado y que algún@ os animéis a experimentar.
CYBRGHOST.