ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

viernes, 27 de febrero de 2009

LOS ANTIGUOS



Imperaba en el lugar una tiranía por encima del poder establecido. Aunque existía un bien establecido sistema de mando, había un grupo de poder que dominaba por encima de toda consideración. Respetaban al Mando Supremo, aunque nunca estuvo claro si por su poder nominal, o porque aparte del cetro de mando tenía un lugar preferente entre Los Antiguos. El Monacato tenía por función cuidar de los Ancianos. Con lo expuesto hasta ahora alguien podría pensar que los Ancianos gozarían de gran respeto y poder, pero nada más lejos de la realidad. Los Ancianos eran meros peones con los cuales se cumplía la labor encomendada para recibir los diezmos del Virreinato, pero para pocos de los Antiguos eran una prioridad. Los Antiguos eran los miembros que más tiempo llevaban desarrollando su labor en el Monacato. El movimiento era bastante fluido, por la estructura general de los Monacatos, y su línea de poder oficial, pero raramente alguno de los Antiguos se movía de su puesto. Distaban mucho de ser un grupo unido y homogéneo. Lejos de ello el Monacato constituía una auténtica corte, llena de intrigas y enfrentamientos, abiertos u ocultos. Muchas veces los nuevos acólitos, de diversos puestos en la estructura oficial, trataban de cambiar el sistema. Entonces es cuando topaban con Los Antiguos. La Línea Ancestral de trabajo no debía cambiar, especialmente si trataba de convertir en el elemento principal a los Ancianos. Por nada del mundo debía alterarse el status quo. Lo contrario supondría dificultades para la clase acomodada. Por ello cuando alguien insistía en los cambios Los Antiguos a una se encargaban de persuadirle o anularle. Realmente esto era lo único que les unía, completamente divididos en mil grupos por rencillas personales que ya casi ni recordaban. Alguno quedaba aún, que pese a tener un puesto por derecho propio entre Los Antiguos, continuaba fiel al poder oficial. El Mando Supremo se mantenía ocupado en mantener su status ante el virreinato, y su único interés es que la apariencia fuese modélica y los problemas no traspasaran los muros del Monacato. Tras eones bajo las reglas no escritas, cada vez eran menos los acólitos que no se limitaban a agachar la cabeza y seguir la corriente. Y así transcurría la vida, imperturbable para los ojos ajenos, en el Monacato.
CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

jueves, 19 de febrero de 2009

ESTE DÍA ES UNA MIERDA



Soy como el grafito, que lo tenía todo para ser diamante pero le falto organización, o constancia, o fuerza, o simplemente creer en él.
Soy un tipo de apariencia extraña, un yuppie en potencia encerrado en el cuerpo de un grunge en potencia al que sus dos mil nueve inseguridades hacen sentirse incómodo entre unos y entre otros.
Soy un tipo de aspecto duro y seguro, que en realidad oculta a un niño cobarde y atemorizado con ramalazos de déspota autoritario.
Soy un tipo con mil sueños que nuca cumplo, y que nunca llego a saber si es por falta de talento, de voluntad o de pelotas.
Soy un tipo que sólo sabe hacer una cosa (trabajo) y que tiene la impresión de que cada día que pasa lo hace peor.
Soy un tipo que tiró por la ventana hace tiempo un futuro prometedor, y que se siente viejo para cambiarlo.
Soy un tipo con cada vez menos amigos, más distantes y con menos cosas en común. Y un tipo convencido de que le espera la soledad con los brazos abiertos.
Soy un tipo al que hace tiempo colgaron la etiqueta de “bicho raro” y que una de cada cien veces lleva bien y a gala serlo y otras 99 le duele oír cómo se lo dicen.
Soy un tipo aparentemente inteligente a quien resulta fácil dársela con queso.
Soy un tipo que no sabe mantener la boca cerrada, excepto cuando debe abrirla.
Soy un tipo que cree en otra manera de hacer las cosas, y se lleva hostias a diario porque las cosas son como la mayoría hacen que sea.
Soy un tipo que un día fue luchador y ahora está cansado de tantas guerras y sin ganas de batallar con nada.
Soy un tipo que está arriba o abajo y cada bajada duele más y cada subida cuesta más.
Soy un tipo que habla sólo, porque se siente solo.
Soy un tipo que se siente fuera de lugar en todas partes y que ha acabado por no ir a ninguna.
Soy un tipo que se seguiría sintiendo vivo si los de su edad no le repitieran hasta la saciedad que ya tiene una edad (¡y eso que es poca!) y los de menos le consieraran un viejo.
Soy un tipo al que consideran maduro y se siente un adolescente.
Soy un tipo que no aprendió muchas cosas cuando debía y ahora siente que es tarde.
Soy un tipo que se embarca en sueños locos y se frustra fácilmente.
Soy un tipo que escribe esto y no sabe muy bien si es un auxilio, una ayuda u otra de las suyas.
Soy un tipo mediocre que sueña con destacar en algo.
Soy un tipo que se esconde tras un pseudónimo porque no se lleva bien con quién sale en el espejo.
Y ya sé que no os ha gustado, qué es un peñazo, que no tiene calidad, que no debería publicarlo, y que lo leerán cuatro y tres desconocidos, pero lo pongo igualmente, incluso cuando, probablemente, no me sienta así cuando lo cuelgue.
(Al contrario que normalmente, se agradece que NO hagáis comentarios).
CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

viernes, 13 de febrero de 2009

MICRORELATOS III



PARADOJA.
Como no, siempre tarde. Como no, siempre mal. Como no te buscaba te tuve que encontrar.
PARADOJA II
Odiaba tanto la vida que no acababa con la suya sólo por fastidiarla.
REALIDAD
Todo parecía ir bien hasta que aquella bofetada de realismo le cruzó la cara. Y le dejó tan dolorido que no sabía si quería devolverla.
ARTISTA FRUSTRADO
Poseía una inquietud artística desmedida, y en más de una disciplina. El día que consiguiera encontrar el Talento en sí podría ser uno de los grandes. Desgraciadamente aquello parecía más difícil que encontrar palmeras en la Antártida.
REBELIÓN NATURAL
Y Madre Naturaleza se hartó de maltratos y cruzó la cara de viento y nieve al Hombre.

CYBRGHOST

Safe Creative #1102048416900

viernes, 6 de febrero de 2009

REDES SOCIALES


Esta mañana, me he levantado, tarde, que para eso es Domingo y trabajo por la noche, y he conectado el archifamoso programa de mensajería instantánea. Había un único contacto conectado en estado “Ausente”, habitual, suele estar conectada todo el tiempo esté o no esté.
Poco a poco, mientras yo hacía mis cosas, se ha ido conectando gente. La mayoría conocidos personalmente, otros sólo virtualmente; varios presuntamente amig@s.
Así, lento pero constante, ha llegado la hora de comer con 11 personas “en línea” y un bonito semáforo de colores “de estado”. ¿Saludos? Cero, e incluso algún mensaje sin contestar.
Quizá sea porque tengo el día (los días) que tengo, quizá por mi peculiar carácter, o por la falta de contacto humano real (a veces me planteo si fue buena idea vivir solo). Pero me pregunto si realmente las redes sociales valen para algo más que para engañarnos a nosotros mismos.
Mantenemos un contacto superficial y ficticio, si siquiera se puede llamar contacto en muchos casos, con un montón de gente a la que no sabemos si volveremos a ver. A veces ni siquiera la hemos llegado a ver, ni intenciones de ello. La mayoría, no sabemos realmente si querrán volver a vernos.
Y mientras tanto proliferan las redes sociales. Ante la insistencia de mi prima acabé dándome de alta en una de ellas. Hace algo más de un mes me di de baja. Llevo una semana planteándome si debo de darme de alta otra vez para no ser un “paleto ciberespacial” o un carca que quedó anclado en los blogs (que cada vez menos gente lee, los míos me refiero). Si lo hago tengo que pensar que espero, como lo organizo y qué comparto.
Estaré un poco tonto, pero cosas como la de hoy me afectan, me hacen plantearme cosas. Y no quiero más decepciones 2.0, que luego duelen en el sistema operativo real.
CYBRGHOST