Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009

TIEMPO

Un par de días para una escapada.
Unas horas para ir al campo, para cocinar con calma, o para llegar a ti.
Un par de horas para una película, un teatro, un concierto.
Una hora para perderse en el museo, escuchar un disco, leer un rato, escribir una carta o para tocar el cielo contigo.
Media hora para un paseo, para un café, para un baño.
Quince minutos para ojear la prensa o mandarte un e-mail.
Diez minutos para remolonear en la cama o para una ducha.
Cinco minutos para hacer esa llamada.
Dos minutos para leer un poema.
Un minuto para un beso largo o un abrazo.
Diez segundos para una caricia.
Dos segundos para una foto.
Menos de un segundo para ese leve roce.
Una Vida.
CYBRGHOST

DESCONOCIDOS FAMILIARES

Todos tenemos familiares de esos que se supone que conoces, que son tu familia, pero no ves en años, y realmente no sabes nada de ellos. Pero son tu familia, siempre hay alguien que te va a contar su vida y se supone que debe de interesarte, porque son tu familia. Y los ves de boda en boda y ya ni te acuerdas de su cara.
En el mundo virtual sucede lo contrario, al menos a mí. Hay una serie de personas a las que te cruzas por la calle y dices hola y adiós (a lo sumo) que tienes agregadas al Facebook o al tuenti (o similares) y allí son la mar de elocuentes. No es mi caso, pero much@s tienen agregados a amigos de amigos y gente que ni siquiera saben quien es.
También hay una serie de personas (o identidades o como queráis llamarlo) que poco a poco se van colando de una forma peculiar en tu vida (virtual) y te resultan “como de la familia”. De muchos no sabes su nombre, ni su profesión, ni de donde son, ni nada de nada. Sin embargo has mantenido con ellos más conversaciones que con mucha g…

DESCANSE EN PAZ

El pasado 20 de Mayo a las seis de la mañana ha fallecido alguien muy especial y muy desconocido:
María Amelia López Soliño.
A muchos, la mayoría no os sonara de nada este normbre.
Tenía 95 años y un blog.
Llegar a esa edad y mantener la ilusión de aprender cosas nuevas y entregarse con esa pasión a ellas la hace un ser excepcional.
DESCANSE EN PAZ.

EMERGENCIA - IMPOTENCIA

Pasan escasos minutos de las 5 de la madrugada. Suena el teléfono. -“Anacleto de la 217 que se siente muy fatigado”- nos llaman de recepción. Cojo el saturímetro y subo, sin retraso. Entro en la habitación. Anacleto boquea.
El saturímetro indica que apenas llega aire a sus pulmones. Sólo con tocarle la piel me doy cuenta, pero el termómetro me lo confirma: 39ºC. Aviso a la auxiliar, que acude rauda con una silla de ruedas. Recepción está avisando al médico de Urgencias. No hay tiempo de que lleguen si no hago nada, y así se lo hago saber al facultativo. Revisando contrareloj su historia clínica decidimos inyectarle y ponerle unos aerosoles.
Anacleto no llega a consumir los aerosoles. El médico de guardia llega apenas dos minutos después. Hemos sido rápidos, pero no había nada que hacer. No tengo ganas de llorar, eso hace tiempo que no lo siento. Pero mi boca se seca y en mi abdomen siento una especie de agujero negro. – “Hiciste bien “- me dice. Pero no sirvió de nada, y da igual el…

LAS FOTOS QUE ME PIERDO

Como algún@s, casi tod@s, ya sabéis soy un obseso-freaky-compulsivo de la Fotografía. O más bien de “perpetrar” fotografías, ya que mis conocimientos, técnica y equipo son escasos, aunque mis ganas y mis ideas muchas.
A lo largo del tiempo he desarrollado una capacidad para sufrir una brusca iluminación para reaccionar ante estímulos más o menos normales (un paisaje, un río, una casa…) o más bien peregrinos (pasad por mis álbumes más conceptuales).
Me llena una sensación de rabia cuando mi precozmente senil cabeza olvida la cámara, que suele ser cuando “aparece” una foto. No menos rabia me da cuando la foto no sale como quería, o cuando no logro que la imagen transmita lo que yo veía. Pero últimamente mientras conduzco, veo docenas de fotos, y a veces resulta frustrante ver tanta belleza cotidiana que suele pasar desapercibida y que no capturaré.Quizá porque me pasan estas cosas es que me he convertido en un obseso-freaky-compulsivo de la Fotografía.
Por eso os invito a que llevéis los o…

LO CIERTO ES QUE...

Lo cierto es que digo que tengo las ideas muy claras y por momentos no tengo claro dónde voy.
Lo cierto es que presumo de ser buen enfermero, pero sigo viéndome demasiados fallos y despistes para creérmelo. Lo cierto es que me crezco y me cargo la responsabilidad cuando trabajo con novatos y me siento inseguro y acobardado entre veteranos.
Lo cierto es que suelo mostrarme seguro en mis decisiones pero siempre muestro dudas. Lo cierto es que suelo saber qué debo hacer y no suelo hacerlo.
Lo cierto es que me gustaría ser más callado, pero al final siempre hablo de más. Lo cierto es que hay cosas que me indignan y callo demasiadas veces.
Lo cierto es que suelo tener mucha paciencia con los de fuera y muy poca con los más cercanos y queridos. Lo cierto es que muchas veces no es paciencia, sino miedo a enfrentarme.
Lo cierto es que reconozco pavor a los perros, pero temo a los animales en general.
Lo cierto es que me gusta la responsabilidad y luego suelo sentirme abrumado por ella. Lo c…