Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

NANORELATOS (Microrelatos IV)

(El cambio de nombre se debe a que realmente todo este blog son microrelatos, asi que vamos a darle una dimensión más "micro" aún)
CAPÍTULO CERRADO
Él sólo ansiaba seguir como estaba. No era especialmente ambicioso, y se conformaba con donde había llegado. Pero las normas eran tan rígidas como injustas. Así que recogió sus cosas, echó un último vistazo y cerró la puerta. Ni siquiera había hecho algo mal, pero ya no volvería.
NUEVO DESTINO
Estampó su firma en el documento que le acreditaba para su nuevo destino. No iba a sacar nada bueno de allí, estaba convencido. Pero tampoco había sacado nada de sus tres anteriores puestos, salvo una nutrida selección de enemigos. Hacía tiempo que no le importaba. Alguien tiene que hacer el trabajo sucio, ya él le pagaban por hacerlo.
CYBRGHOST

RITUAL

Como cada mañana se levantó temprano, cuando aún no había amanecido del todo. Se colocó cuidadosamente el kimono y abrió las puertas. Respiró profundamente, cinco veces, cinco segundos por vez. Cogió su bastón y uno por uno bajó los tres escalones que le separaban del mar de arena que constituía el jardín; tres segundos por escalón. Caminó diez metros, ni uno más ni uno menos, con paso lento y calculado. Trazó una línea en la arena con el bastón, un metro, y se puso de rodillas. Por espacio de trece minutos estuvo allí, impávido, los ojos cerrados, ajeno a la fuerte lluvia que le atacaba el rostro. Transcurrido el tiempo abrió los ojos, desgarró el aire con un fuerte grito y retornó a la casa, despacio. Desde hacía ya veinte años, sin que nadie conociera la causa, Yoritomo repetía aquel ritual, ajeno a todo lo que le rodease, le atacara el frío o le acariciase el calor. Y una vez al año, siempre el mismo día, después del grito dejaba deslizar un par de lagrimas por sus mejillas.
CYBRG…

AUTOFOTOGRAFÍA

Mentiría si digo que me asusta mi crisis creativa, porque las sufro periódicamente. Me consuela que este verano parece ser generalizada, y que a mi faceta fotográfica le afecta en menor medida. Así las cosas, pocas ideas fluyen al bolígrafo (sí, soy un romántico) así que vamos a “exponernos” y voy a hablar de cómo empecé a hacer fotos.
Un buen día mi vieja cámara digital empezó a hacer tonterías. Era mala pero había hecho el servicio de las cámaras desechables sin arruinarme en carretes y revelados. Y con muy escaso presupuesto me puse a buscar sustituta. Actualmente poseo una humilde Olympus C-55. La compré siendo ya un poco antigua, pero fue un saldo que me permitió adquirir una cámara por encima de lo que esperaba. Quizá el esfuerzo para comprarla, o el tiempo juntos, pero le tengo un enorme aprecio (sí, soy un romántico, ya lo he dicho) y me cuesta plantearme el siguiente cambio. Y me puse a hacer fotos, muchas, de todo.
Un día, no sé muy bien porqué, acabé visitando el DA2 (centro …

SOSIEGO

Nada más levantarse de la cama iba aún dando tumbos a subir la persiana y respirar mar, que le daba los buenos días con el rumor tranquilo del Mediterráneo. Preparaba desayuno para dos: café, bollería, zumo, ensalada de frutas… y se sentaba con ella, con suave música de fondo. Su vida no era perfecta, y hace mucho que renunció a que lo fuera, pero en aquel momento se sentía por encima de todo. No existían los problemas ni las penas. Ya le sacaría del éxtasis el último sorbo del segundo café. Pero mientras estaba en un mundo aparte, acariciando con suavidad la mano de ella y saboreando cada segundo.
CYBRGHOST