ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

sábado, 27 de marzo de 2010

CERRADO POR REFORMA


Como los que me seguís habitualmente sabéis, llevo algún tiempo deambulando confuso por la Blogosfera. En un extremo he sufrido una crisis creativa importante. En otro ni mi fotoblog ni mi actividad en las redes sociales ha conseguido conectar. La interacción ha decaído profundamente a todos los niveles.
Paralela y paradójicamente mi habitual hiperactividad mental ha hecho aflorar otra serie de ideas para “parir” otras creaturas.
Mi momento personal es complicado (aunque dulce), con muchas intenciones, inquietudes y necesidades y un tiempo limitado que repartir.
Los nuevos proyectos y el giro que quiero dar a mi uso de las redes sociales, separando lo más personal radicalmente del resto, tienen un coste humano de tiempo y esfuerzo que he de valorar hasta qué punto puedo y me compensa asumir. Adelanto que alguno de ellos precisará de colaboraciones para mantenerse viable – interesante. Ello me frena, pues la confianza en la participación activa no me ha dado buenos resultados en el pasado. Y por supuesto, hay que valorar hasta que punto me divierte, objetivo último.
Por lo tanto cerramos una temporada. Tiempo estimado un mes. Lo dedicaré a poner orden en mi caótica vida (virtual y real), organizar el tiempo disponible y ver hasta dónde llega. En función de eso veremos con qué proyectos regreso. Aprovecharé también para ir avanzando material creativo.
Necesito un tiempo de reflexión y ordenación, a nivel virtual y personal, y creo que éste es el momento. Seguimos en contacto y GRACIAS.

CYBRGHOST.

jueves, 25 de marzo de 2010

EL FILÓSOFO ERRANTE


Nunca supe exactamente quién era. Dudo realmente si alguien sabía realmente quién era. No sé de donde vino, ni donde fue. Vestía ropas viejas y zapatos gastados. Adornaba su rostro una barba poblada y canosa, de longitud a medio camino entre el descuido y la intención. Lucía una sonrisa amplia, que contrastaba fuertemente con una mirada azul profundamente triste. Sus movimientos eran suaves, seguros y elegantes. Se acomodó en un banco del Paseo Marítimo, abrió un pequeño bolso de viaje y extrajo un cartón. En rotulador negro y letra de imprenta se leía “Se Venden Consejos. Acepto Pago En Especia”. La curiosidad venció a mis reparos y me acerqué. No recuerdo mis preguntas ni la respuesta. Sólo recuerdo su voz pausada, su lenguaje culto y a la vez cercano. Una señora interrumpió nuestra conversación y le tendió una moneda. El borró su sonrisa un momento y rehusó la limosna, señalando el cartel. Su gesto mostró al tiempo la dignidad de su determinación y la dureza de su vida. Creo que su reacción me impactó de tal modo que a ello se debe la amnesia de los minutos previos. Charlamos un rato, perdí la noción del tiempo. Deduje que era un hombre formado, y aún me inquieta cómo acabó llevando tal modo de vida y porqué. Ahora sólo recuerdo sus últimas palabras: “Pero un buen consejo si quieres llegar a viejo… los buenos consejos te van a arruinar”(*). Cogió sin prisas el billete que le tendí, me deseó un buen día y se alejó caminando con calma.

CYBRGHOST.

(*)Fragmento extraído d euna canción del grupo musical ya desaparecido Dinamita Pa Los Pollos


(FOTOGRAFÍA: Serie Conceptual -Caminando)

Safe Creative #1102048416900

lunes, 15 de marzo de 2010

EL GRAN DÍA


Había soñado con aquel momento casi desde niño. Su padre le había dicho que aquello era una utopía.
- “¿Y qué es eso?” – había preguntado asombrado por tan grandilocuente palabra
- “Es algo muy bonito pero que nunca va a pasar” – respondió su padre.
Ernest era el hijo del jardinero. Alice la sobrina de la Señora Bufford.
Desde niña Alice se había caracterizado por ser la única Bufford que se burlaba y enfrentaba a las convenciones sociales de su posición. Los padres de Alice fallecieron en un accidente, y la pequeña se había criado con su tía desde sus primeros pasos. A ella al principio le divertía la rebeldía de la chiquilla, pero con los años y su posición se convirtió en un auténtico engorro.
Ernest era un chico inconformista, que no acertaba comprender porque su padre vivía en una pequeña cabaña junto al puente, trabajando todo el día, y la Señora Bufford disponía de aquella mansión si nunca la vio hacer nada. Cuando preguntaba a su padre se limitaba a responderle que las cosas eran así y que ya lo entendería.
Ernest no era realmente hijo del jardinero. Lo había recogido de una caja de madera sacándolo de la corriente del río. La única vez que el buen hombre se había atrevido a dirigirse a una mujer sin titubear fue cuando dijo a la Señora Bufford que él se haría cargo del bebé. El carácter del chico poco tenía que ver con el de su padre, y había resultado siempre un chico descarado e inconformista.
Alice no entendía tanta norma social; Ernest no entendía porque no podía tratar como par a determinada gente. Y ambos se entendieron muy bien. Demasiado bien, o al menos eso opinaba la Señora Bufford.
Un buen día la Señora comunicó a Ernest y a su padre que había conseguido que los Franciscanos becasen al prometedor chico en su internado. Ernest no entendía porqué había de irse a estudiar tan lejos, pero su padre si entendía que no era una opción.
Hacía casi doce años de todo esto.
Hoy un chico fuerte y espigado cruzó el puente luciendo un caro traje con porte elegante y se dirigió resuelto a la cabaña junto a éste. Los ojos del viejo jardinero se llenaron de lágrimas emocionadas y sólo acertó a decir:
- “¡Dios mío! ¿Qué haces tú aquí?” – paralizado por la emoción.
- “Vengo a cumplir una utopía, padre”.

CYBRGHOST

(FOTOGRAFÍA: Puente Bucólico – Serie Parajes)

Safe Creative #1102048416900

martes, 9 de marzo de 2010

EL VIEJO BLUESMAN


Estaba tumbado en la pulgosa cama de aquel hotelucho, mirando al techo, cuando comenzó a proferir sonoras carcajadas. Cuando se hartó de reír colocó una sonrisa torcida y masculló "Eres patético". Hace años había colocado varias canciones en la parte alta de la lista de ventas. Pero eso era hace ya mucho tiempo. El suficiente para que su joven cuerpo de galán peliculero, en ambas acepciones, hubiera dejado paso a un notable flotador de grasa, que no había recibido tan buen trato del tiempo como sus aún fuertes brazos. Cuando era alguien había derrochado dinero en llenar hoteles de primera de furcias de idéntica categoría y alcohol de calidad. El paso del tiempo y su azarosa vida habían hecho caer las ventas y el nivel de los hoteles. Ahí descubrió el maravilloso mundo de las grupis . Son como las putas, sólo que ellas pagarían por hacerlo contigo, solía decir. Pero su estrella se fundió y hacía años que rondaba hoteles de mala muerte en conciertos de bar de carretera, donde la mitad ni habían oído hablar de él. Por suerte cuando optas por llevar a un tipo que un día fue alguien puedes dar glamour a tu garito diciendo que fue una leyenda a principios de los ochenta. Hoy una mujer le había reconocido. Era un esperpento de rubia de bote con más pintura que un indio en pie de guerra y unas lorzas dignas de la reina de la mortadela. Pero ni recordaba cuándo había echado el último polvo, así que cuando se acercó después del concierto se dijo a si mismo que al menos tenía las tetas gordas. "Las cosas no son como antes nena" le dijo mientras se encaminaban al hotel. "El tiempo te ha tratado bien" dijo ella con fijación adolescente. El sonrió y pensó que sí, que le había dado por culo con cariño. Cuando entraron en la mugrienta habitación coloco la guitarra con cuidado, tiró el sombrero sobre la mesilla y se dejó hacer. después ella se acordó de un marido y él quedó mudo mirando al techo.

CYBRGHOST

La foto corresponde a la serie BODEGONES, en varias versiones.

Safe Creative #1102048416900