Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

HAIKU VISUAL II

Tan intenso e incontrolado llanto la llevó a la deriva en sus propias lagrimas

(La foto es la nº7 de la Serie Zen)
(Aquí podéis saber un poco más de que es un Haiku)
(Y aquí encontrar mi primer experimento de Haiku Visual)

SIN HACER RUIDO

Siempre fue un tipo de los que ahora gusta llamar “de perfil bajo”. Un tipo anodino en el que el rasgo más destacable es la total ausencia de estridencias. Era de familia acomodada sin llegar a rica, amable sin llegar a ser servil, educado sin resultar pedante… y así hasta un infinito de contrapuntos en los que situarlo en medio.
Nunca supo porqué se fijó en él. Lo normal es que pasara desapercibido, y en lo concerniente al sexo opuesto no era una excepción. Pero se fijó, y le pareció lo que a todos: el hombre perfecto.
Ella pronto se cansó del hombre perfecto. Demasiada rutina, demasiado predecible, demasiado normal. No tardó en hartarse de vida rosa. Aún más exasperante que la monotonía casi religiosa le resultó la imposibilidad de discutir con él. Nunca perdía los nervios, alzaba la voz o le reprochaba nada. Después de estos amagos él solía comprarle algún regalo o enviar flores, lo cual no sólo no la sorprendía, acrecentaba su rabia. Empezó a sentirse tan muerta que necesitaba e…

VIDA RÁPIDA

No repararon en nada. Se creyeron capaces de todo a pecho descubierto y con todo por delante. Hasta que dos tiros en el pecho les devolvieron y apartaron de la realidad. No eran mágicos ni inmortales.

CYBRGHOST

TRES PALABRAS

Tres palabras. Le bastaron tres simples palabras para cambiar el mundo. Solamente dijo “se ha acabado”. En ese momento no tengo aún claro si desperté de un sueño o comenzó una pesadilla. Estoy libre y perdido, y desde ese momento me siento esclavo de mi existencia. La cama es inmensa; me da vértigo en la profundidad de la noche mirar hacia ambos lados y ver el vacío. Por detrás de la música, del ajetreo de las tareas domésticas, del ruido de la calle… un sordo y opresivo silencio lo invade todo. La comida es una rutina de subsistencia.
Creo que el sock me ha provocado una suerte de amnesia. No me viene ningún recuerdo a la cabeza, absolutamente ninguno. No soy capaz de visualizarla, pero tampoco recuerdo mi vida, qué quería hacer, porqué luchaba. Sólo hay vacío.
No quiero ir a casa. Me siento como un fantasma que deambula en un limbo paralelo cuando cruzo la puerta. Me siento. El sofá me oprime, me asfixia, me atenaza. Mis amigos dicen que pasará. Pero la herida ha llegado hasta el…

AÑORANZA

Pidió al conductor del autobús que por favor parase allí. Cargó el petate al hombro, cerró los ojos y respiró muy hondo. Dejó que aquel aire llenase hasta el último alveolo y lo soltó despacio, como no queriendo dejarlo escapar. Casi había olvidado cuanto le gustaba aquel olor a mar. Abrió los ojos y no pudo, o tal vez no quiso, evitar que sus ojos se humedecieran al contemplar de nuevo el mar, su mar, sobre los tejados de las casas, sin ningún mastodonte de hormigón tapando el horizonte. Desde allí podía ver cada casa del pueblo. Recordaba de quien eran la mayoría. Al posar la vista sobre alguna se cuestionó si seguirían allí sus dueños o habrían partido. El graznido de las gaviotas lo devolvió de su ensoñación. Comenzó a caminar con una sonrisa en los labios y en el alma.
No había avisado, no importaba. Mamá siempre guisaba para uno más.
CYBRGHOST