ESTÁ USTED ENTRANDO EN UN ESPACIO LIBRE DE TODA POLÍTICA. Gracias por respetarlo.

Puedes contactar también por correo electrónico: coyotevirtual@gmail.com

viernes, 27 de abril de 2012

AVISO



Apreciad@a lectores:
Por diversas ocupaciones que merman de forma importante mi tiempo, sólo actualizaré una vez por semana (al menos durante una larga temporada). Trataré de seguir poniéndome al día y visitando vuestras bitácoras. Sólo así podré sacar tiempo para mis múltiples obligaciones y para seguir manteniéndola. De momento, esta semana no voy a publicar nada, lo haré el próximo viernes. Y a ver si saco tiempo para pegarle una vuelta al blog y colocar las cosas de otra manera en esta guarida.
Gracias a tod@s por leerme, especialmente a l@s que lo hacen manifiesto como seguidores y muy muy especialmente a l@s que comentan. Sin vosotr@s todo esto no tendría demasiado sentido.

Salud y Rocanrol.

Cybrghost

PD: Y ya sabéis que si os aburrís siempre podéis echarle un vistazo a mis fotos en Obture.

miércoles, 25 de abril de 2012

CUESTIÓN DE ACTITUD


Flannagan era un tipo con suerte. Él decidió ser un tipo con suerte. Su mujer le engañó. Pero les pilló in fraganti y su amante era un prestigioso arquitecto. ¿A cuántos engañan y encima quedan desplumados?. La empresa quebró, sólo cobró la mitad de lo que le debían. Pero ese era el empujón que necesitaba para buscar nuevas metas; estaba asqueado hace tiempo de ese puesto. Su madre sufrió un derrame y quedó en estado vegetativo. Murió a los pocos meses. Sólo un mes antes de enfermar había fallecido su padre. Le lloró todo el mes la pobre. Después ya no sufrió, y ahora estaban otra vez juntos. Montó un negocio de caballos, siempre le gustaron. El primer día cayó de un potro. Se rompió el cuello. No sintió nada, murió con una sonrisa en los labios, feliz. Flannagan era un tipo con suerte.

Cybrghost



Safe Creative #1102048416900

viernes, 20 de abril de 2012

EL HONOR DE UN CABALLERO



El joven Bellido salió de Zamora por una pequeña puerta junto al castillo. Le sobresaltó el reflejo de una espada, mas la sorpresa fue mayúscula al verla hincada en tierra y al Rey Sancho en cuclillas. Dándose cuenta de la oportunidad irrepetible, no dudó en aparcar su primer propósito, acercarse sigiloso, y seccionar el cuello del monarca. Camuflado cerca, un hombre que había jurado proteger al rey cada instante volvía la vista. Recordaba los ojos lujuriosos de Sancho sobre su esposa.

Cybrghost


Relato que participó en el concurso de la Asociación Ego Ruderico de Burgos, no siendo seleccionado.


Safe Creative #1102048416900

martes, 17 de abril de 2012

SENTIDOS


Si pudiera dominar la vista

miraría más al cielo, levantaría los ojos de la tierra.

Si pudiera dominar el olfato

sacaría de mi nariz este tufo a excremento que impregna todo.

Si pudiera dominar el oído

impondría un silencio reflexivo.

Si pudiera dominar el gusto

quitaría la hiel que me amarga este camino.

Si pudiera dominar mi tacto

las yemas de mis dedos sentirían tu piel eternamente.


Cybrghost


Safe Creative #1102048416900


Propuesta del Taller de la Casa de las Conchas de escribir un poema que empezase por si pudiera, si volviera… etc…

sábado, 14 de abril de 2012

DE PERROS Y HOMBRES


- ¡Guau. Es precioso!
- El tuyo sí que es precioso, ¡qué color más bonito!. ¿De qué raza es?
- No, no es de raza, es afroamericano con indio o algo así. ¿Y el tuyo?
- El mío blanco caucasiano, pero no compares, no hay color.

Cybrghost

Presentado, sin éxito, al concurso de microrrelatos de la USAL 2012


Safe Creative #1102048416900

miércoles, 11 de abril de 2012

DESARROLLO PRECOZ

Mal asunto fue ya desde el primer momento. Ya se lo dije a mi madre cuando me contó lo que su amiga le había dicho. Llevaba cuarenta y dos semanas de gestación y el niño no salía. Trataron de inducirle el parto a la madre. No respondió a la oxitocina. Finalmente se realizó la pertinente cesárea y se extrajo a un niño de cuatro kilos y novecientos gramos. El niño lloró, como era de rigor, y a duras penas no lo hizo la madre. La criatura presentaba un tupido vello facial, ¡tenía barba!. Por más que le rasurara, el molesto vello no tardaba más de una semana en reaparecer. El niño crecía a un ritmo espectacular, alcanzando el metro veinte a los dos años. Caminaba desde los tres meses, se vestía solo al año. Sus padres se balanceaban entre la admiración y la preocupación de forma continua. Cuando el chico cumplió cuatro años comenzaron a aparecerle canas. Para esa edad el chico tenía una robusta barba que había que afeitar a diario, sin que el pediatra supiera darle explicación. Como no supo dar explicación a las arrugas que aparecieron a los cinco años. A los seis años ya era todo el equipo de Pediatría del “Niño Jesús” el que investigaba su prostatismo. A los siete años, irremisiblemente comenzó a perderse, cada vez olvidaba más cosas y ningún médico sabía ponerle etiqueta ni freno. Ni siquiera en el “Monte Sinaí” de Nueva York fueron capaces de evitar que con ocho años ya no hablase, comiera solo o caminase. Falleció hace un par de semanas, unos días antes de cumplir los nueve años. La autopsia autorizada por los padres desveló unos resultados increíbles. El pequeño presentaba claros signos de Alzheimer en fase avanzada.

Cybrghost

Leyenda alternativa de “un bebé con mal aspecto” para el Taller de Escritura Creativa de la Asociación de Amigos de la Casa de Las Conchas.


Safe Creative #1102048416900

martes, 3 de abril de 2012

VENTANA A UNA OBSESIÓN.


La casa siempre fue demasiado alta, y por ende, su ventana siempre estuvo más elevada de lo normal. Poseía además la particularidad de presentar una celosía en forma de hexágonos, muy similar a un panal. Él tenía una casa enfrente de dos plantas.
Por aquel entonces acababa de divorciarse. Fue un proceso largo y tortuoso, en el que compitieron encarnizadamente por ser más incivilizado que el otro. Con estas decidió ir allí una temporada. Pidió una excedencia y marchó al pueblo. Dedicaba los días a pasear, fotografiar flores y pájaros y nimiedades diversas. Por la noche trataba de dar salida a una vocación frustrada de poeta, para la que nunca tuvo realmente talento.
Sería ya la una de la madrugada cuando la vio la primera vez: una sombra tras el cristal ocre de aquella ventana. Se fue a la cama, pensando que demasiado aguardiente le hacía ver ya alucinaciones; nunca se supo que fuera nadie a aquella casa. La noche siguiente, más o menos a la misma hora, le sobresaltó un resplandor en la ventana. Ese día estaba sobrio, y trató de averiguar qué pasaba allí, sin éxito. Al día siguiente indagó en el bar del pueblo, más que supieran los parroquianos, la casa seguía vacía. La misma escena se repitió esa madrugada. Al despertar, tarde, a la mañana siguiente, tomó un café y fue a llamar a la puerta. Nadie contestó y sólo consiguió que uno le tildase de loco por aporrear tanto la puerta de un caserón que todos sabían vacío.
Esa noche montó guardia. Pudo distinguir una silueta femenina, adivinando exuberantes pechos y marcada cadera. Cada noche observó ensimismado la escena, tratando de componer versos a la erotizante silueta. Montó guardia, evitando el descaro, tratando de averiguar quién era su sensual vecina. Cada vez le absorbía más aquella silueta, la esperaba con más ansia. Llegó incluso a sorprenderse de la fuerte erección que sentía minutos antes de la hora prevista.
Una mañana tuvo una idea. Si sacaba una fotografía a la ventana a proximando el zoom quizá distinguiese de quién se trataba. Esa noche, cuando el reloj del salón dio la una, la cámara, bien afianzada sobre el trípode, disparó compulsivamente sobre aquella ventana. Seleccionó, desechó y ese día se acercó a la ciudad con el único fin de revelar la imagen más nítida. Inútil, no aparecía rostro alguno.
Aquella se convirtió en su obsesión. Pasaba cada vez más horas tratando de componer sonetos para su musa. Esperaba excitado y ansioso el momento de verla. Su sueño era cada vez más breve y agitado. En el pueblo ya captaba murmuraciones sobre su demacrado aspecto.
Debía llevar cerca de un mes así, cuando despertó sobresaltado. Aún sólo amanecía, y su cabeza sufría la tempestad propia de la borrachera de la noche que agonizaba. Se levantó al baño y no pudo evitar una mirada: ¡la ventana estaba abierta!. Despertó súbitamente y fijó sus ojos cargados de deseo en el alféizar, garabateando sin mirar versos sueltos, libres y obscenos. Y al fin la vio, con sus pechos turgentes, su cintura fina y sus glúteos rotundos. Llevó las manos a su pecho, trató inútilmente de coger aire y cayó fulminado. Sobre ese cuerpo perfecto, un monstruoso rostro de avispa le clavó la mirada. Lo encontraron azul y frío. Sobre el escritorio una foto de la ventana de enfrente surcada por una mancha de tinta.

Cybrghost

La foto y sus derechos pertenecen a Victorino García Calderón, excelente fotógrafo salmantino que tuvo a bien compartir sobre el arte de mirar y sus fotografías en el Taller de Escritura Creativa de las Conchas.

Safe Creative #1102048416900